Translate

Me dice que me ama...

понеделник, 12 юли 2010 г.

El milagro en la niebla

El milagro en la nieblа

El milagro en la niebla
escrito el 18.12.2009 por Tanyita Yupanqui

Con las fiestas del Natalicio que se aproximan y con la mucha nieve en Europa, Nuestro DIOS y SALVADOR JESUS me hizo recordar otro milagro que EL hizo en mi vida hace aproximadamente un año. El 18 de febrero de 2009 falleció mi abuelo paterno. En aquella estación no hacía mucho frío pero no terminaba de llover. 

Para ir al velorio y asistir a la ceremonía fúnebre mi parde, mi madrastra, mis 2 hermanos y yo teníamos que viajar a unos 354 kilometros del norte al sur de la ciudad donde vivimos actualmente a la ciudad donde moraban mis abuelos. Era día laboral y viajábamos utilizando tan sólo un vehículo, por lo cual no pudimos llevar al resto de la familia: esposos e hijos. Al día siguiente / el 19 / después de haber terminado la ceremonía eran las 17,00h de la tarde, mi hermano Angel dijo: “ Es invierno, no se sabe qué tiempo hará mañana, debemos partir para casa si queremos poder pasar por las altas montañas, en las noticias dijeron que se acerca tormenta de nieve. “
No pudo ni acabar su frase mi hermano y en vez de gotas de lluvia empezaron a caer copos de nieve. 


Mi padre y mi hermano menor se quedaron en casa de mi abuela para consolarla y acompañarla una semana hasta que arreglasen los papeles y los demás asuntos, mientras mi hermano Angel, mi madrastra, mi primito y yo salimos de aquella ciudad de mucha prisa a dónde nos esperaban nuestros hijos.

Entonces empezó una verdadera competición entre la tormenta y el vehículo conducido por mi hermano pues para volver a casa teníamos que pasar por alguno de los desfiladeros de la Cordillera en dirección del sur al norte si no - nos quedaríamos varados bajo 3 metros de nieve con temperaturas a -20 grados bajo el cero. Hay varios desfiladeros pero los de Oeste ya estaban cerrados por la tormenta y por la nieve, por eso nos dirigimos al Este. Son 7 los desfiladeros y existían sólo 7 posibilidades de cruzar la Cordillera – el último más cercano al mar. La nevada se hacía a cada minuto más fuerte y más fuerte y no había rumbo hacia atrás pues la carretera estaba ya cerrada por la mucha nieve. 
Mi padre quien se quedó con su madre viuda / mi abuela / nos llamaba por el celular de vez en cuando y nos informaba: “Hijos, ya la nieve cerró el primer desfiladero sigan hacia el segundo!”, al acercarnos al segundo nos llamó nuevamente mi padre: “Hijos, ya la nieve cerró el segundo desfiladero sigan hacia el tercero!”
Lo mismo sucedía cada vez cuando nos acercábamos al siguiente desfiladero... hasta que se quedó solamente la última opción: el séptimo desfiladero. Al entrar en éste no había nieve, tampoco había lluvia... sino una niebla tremenda y horrorosa! Como si estaba el vehículo entero envuelto en algodón muy blanco y muy espeso!!! 


Mi hermano Angel conducía muy lentamente el vehículo pero las luces nada podían penetrar en lo blanco de la niebla que nos envolvía. Uno no podía entender ni adónde está arriba ni adónde está abajo.. de la derecha y de la izquierda ni hablar... En aquel momento mi hermano paró el vehículo... Nos dijo: “No se ve nada... No sé si todavía estamos en la carretera... A la izquierda de la carretera debe estar un bosque espeso y a la derecha debe estar el abismo al mar – unas rocas abruptas casi verticalmente. Es peligroso que sigamos pues no sabemos a dónde dado que el desfiladero tiene unas curvas peligrosas, muchas de ellas de casi 360 grados. Es peligroso también quedarnos inmóviles pues otro vehículo, autobús o camión de cargo puede acercársenos y sin vernos chocarnos y podemos caer en el abismo...” todos temblamos del susto.

...en la debilidad de los hombres la fuerza de DIOS JESUS se muestra perfecta!

Les dije a mis familiares: Angel, Demetrio, Helena, yo sé que vosotros sois ateos y no creéis que DIOS existe, pero voy a pedirLE que por SU gran misericordia EL nos salve! 
Era muy corta mi oración: "Padre Nuestro, tu amor y misericordia son más grandes que uno puede imaginar! TÚ sabes que nos esperan y nos necesitan nuestros hijos y nuestras parejas... Si esta es TU voluntad nuestra vida es terminada ya... Pero si TÚ quieres puedes hacer un milagro para salvar nuestras vidas! Padre, TÚ puedes quitar la niebla horrorosa o mandarnos un ángel quien nos guiará a sano y salvo por entre las nieblas hasta nuestros seres queridos. Así verán mis familiares ateos que TÚ de verdad nos amas! Que sea TU VOLUNTAD! En nombre de JESUS! Amén!"

Terminada mi oración nos quedamos unos instantes en silencio... De repente detrás de nuestro vehículo se nos acercó lentamente algo que parecía un autobús grande, todo cubierto de muchas luces rojas – como un árbol navideño o como los camiones de la publicidad de coca-cola para la Navidad. El chófer nos dio la señal que nos quiere adelantar y que sigamos tras él. 

Mi hermano Angel empezó a conducir siguiéndolo ! Lo que nos asombraba era que las luces de nuestro vehículo seguían sin poder penetrar en la niebla, pero las luces del autobús se veían perfectamente penetrando en la niebla cortándola mostrándonos el camino que debemos seguir. 

El chófer del autobús conducía con unos 100 km/h, mi hermano tenía miedo de conducir en estas circunstancias con tanta prisa... cuando mi hermano reducía la velocidad y nos arriesgábamos a perder a nuestro guía, el autobús también reducía su velocidad dándonos nuevamente la señal que lo sigamos. Así conducimos pasando todo el desfiladero – unos 10 kilómetros al menos de curvas, abismos y niebla de algodón! De repente al salir del desfiladero salimos también de la niebla, al norte de la cordillera llovía, pero: 

No había niebla! 
Ni tormenta! 
Ni nieve! 
NI AUTOBUS delante de nosotros!!!

Volvimos a nuestras casas sanos y salvos para poder alabar al Señor Nuestro Salvador! 
Desde entonces mi hermano y mi primo ya no hablan contra Dios el Creador ! 
Mi madrastra se bautizó cristiana ortodoxa ! 
Yo di las gracias al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y glorifique Su nombre en la asamblea de Dios! Porque EL me salvó y no dejó a mis cuatro hijos huérfanos también de madre a esta poca edad...

Conoce, pues, que el Creador del Universo es Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman hasta mil generaciones ! Y que da el pago en persona al que le aborrece, destruyéndolo; y no se demora con el que le odia, en persona le dará el pago. Guarda, por tanto, los mandamientos, estatutos y decretos que Dios te manda hoy que cumplas.
Deuteronomio c.7: v.9-10